En este final de curso, como viene sucediendo todos los años, hemos acompañado a nuestros alumnos a las pruebas de la EBAU (conocida popularmente por su primer nombre: Selectividad). Ha sido noticia en todos los medios de comunicación y redes sociales y como siempre, se han vertido opiniones y consideraciones de todos los gustos y en todas direcciones. Como suele suceder, muchas de estas “opiniones” no proceden de personas conocedoras del tema y, en demasiadas ocasiones, se basan en mitos y tienden a difundirlos. En otras, se suelen hacer generalizaciones sin demasiado fundamento. Es por esto que desde la Residencia Formando SFJ hemos querido recalcar algunas consideraciones según la experiencia de todos estos años, contados desde la voz en primera persona de nuestro director.

En primer lugar, este curso se ha estado planteando desde distintos ámbitos la idea de un “examen único” para toda España como única garantía de justicia y ecuanimidad de la prueba. Evidentemente este planteamiento es del todo imposible si se siguen manteniendo las transferencias completas en educación en 17 comunidades autónomas. Pero, por otro lado, es falsa la idea que se quiere transmitir de que cada una de esas comunidades hace respecto a la prueba lo que le da la gana. Eso es falso. El Ministerio de Educación hace llegar a las coordinadoras de cada autonomía (que son compuestas conjuntamente por representantes de las universidades y de la administración educativa regional) unos criterios y unos estándares de aprendizaje de acuerdo con los cuales se tiene que elaborar la prueba. Posteriormente, la prueba propuesta por cada uno, de acuerdo con estos criterios, tiene que ser visada por el ministerio para su validación. Por lo tanto, no se produce una situación de anarquía como parece que se quiere transmitir. ¿Puede darse el caso de un examen especialmente complicado en alguna comunidad? Probablemente sí, pero también probablemente sea estadísticamente corregido por otro más fácil en otra materia.

 

Si hay comunidades autónomas donde los alumnos obtienen mejores calificaciones (y teniendo en cuenta lo que hemos dicho anteriormente sobre la revisión de criterios) probablemente ello indique, no que se “exige menos”, sino que hay más coordinación entre la universidad, la administración educativa y los centros educativos en esa comunidad.

Otro mito, o por lo menos visión errónea, es la que procede de las lecturas dell porcentaje de aprobados en los centros. Para ser más gráfico, voy a poner como ejemplo los porcentajes de mi centro y voy a tratar de explicarlo:

Continuamente vemos “enarbolar la bandera” del 100% de aprobados en un centro como argumento de calidad y muchas veces ese argumento es una falacia. En mi centro prácticamente todos los años que recuerdo se dio ese “100% de aprobados”, pero eso no tendría ningún valor si no situamos ese porcentaje sobre el total de matriculados. Voy a ser más explícito, el curso pasado fueron a la primera prueba (junio) el 65% de los matriculados, y a la segunda (julio) el 30%, hasta completar el 95% de los matriculados. En ambas pruebas aprobaron el 100% de los presentados. Ese sí lo podemos considerar un dato relevante: presentas el 95% de los matriculados en el curso y aprueban todos. Y eso no quiere decir que no busquemos la tan nombrada “excelencia”.

El curso pasado el 70% de los presentados en la primera prueba obtuvieron más de ocho en la fase general, lo que supone cuando le añades la nota de la específica que se sitúan en posición de elegir carrera en la primera opción. Este curso, por ahora sólo tenemos los resultados de la primera prueba: presentados el 65%, aprobados el 100%, el 30% han obtenido más de 12 teniendo en cuenta las dos fases.

Consideramos que el valor del 100% de aprobados se lo da el porcentaje de presentados y también las calificaciones que se alcanzan, es decir, compatibilizar ayudar al máximo de alumnos a poder presentarse a la prueba y superarla y estimular a los muy brillantes para que den el máximo.

Y tú, ¿qué opinas sobre la EBAU? Si quieres seguir leyendo otros artículos sobre educación, psicología o consejos para los estudios, síguenos en redes sociales y forma parte de nuestra comunidad online.