fbpx

La vida de un estudiante está llena de actividades: las clases, las tareas, los trabajos, el deporte… Por eso, es importante que también sepan cómo gestionar su tiempo libre.

En la adecuada gestión del tiempo de un estudiante no entra sólo la planificación del horario de estudio. Es evidente que la planificación no puede ser la misma cuando programamos una actividad a corto plazo que una a medio o largo plazo.

Un estudiante se dedica a su actividad los meses que van de septiembre a junio (más de nueve meses) de una forma bastante intensa. Para conseguir sus objetivos de forma adecuada dedicará unas 30 horas de horario de clase, más unas 20 horas de estudio a la semana. Esto supone más o menos 50 horas dedicado al estudio semanalmente. Tengamos en cuenta que las jornadas semanales de trabajo están habitualmente en 40 horas, que ya suponen una dedicación intensa para una persona que trabaja.

La conclusión es evidente: tanto en el caso del trabajador como en el del estudiante comprometido, el esfuerzo le ocupa la mayor parte de su tiempo y consume un montón de energías que hay que recuperar para no caer en una situación extrema de agotamiento mental y emocional afecta a la autoestima, perdiendo el interés por su tarea, su sentido de la responsabilidad e incluso llegar a una depresión.

¿Cómo se recuperan esas energías? Planificando adecuadamente tu tiempo de descanso y el que dedicas al ocio y tiempo libre. Está claro, como hemos comentado en otras publicaciones, que el adecuado descanso y alimentación son vitales para el estudiante. Ahora vamos a hablar de la otra variable de la ecuación, la gestión de lo que llamamos “ocio y tiempo libre” es igual de importante.

¿Cuál es la fórmula para gestionar el tiempo libre adecuadamente? 

Puede parecer una paradoja, pero la mejor manera de gestionar el “tiempo libre” es “estando ocupados”. Pero estando ocupados en algo que nos resulte gratificante. Una vez que has conseguido recuperar a través de un descanso adecuado (las preceptivas 7-8 horas de sueño), dedicar tu tiempo libre a “no hacer nada” es malgastar la oportunidad de mejorar emocionalmente a través de una actividad gratificante. Es evidente que no disfrutamos de las mismas cosas, que a todos no nos gustan las mismas actividades, pero también es verdad que cada uno tenemos la nuestra: la música, el deporte, leer, escribir, hacer teatro, participar en una actividad solidaria…. Puede que una de estas actividades, o puede que varias, pero de forma lúdica y relajada.

La felicidad no es un lugar, sino un camino, un proceso. Somos felices haciendo cosas que nos hacen felices. El enemigo de este planteamiento es la pereza que da salir de la zona de confort: en lugar de plantearme hacer una actividad que me gusta y de la que disfruto, pero que me exige un pequeño esfuerzo, o un compromiso, o explorar parcelas que no conozco previamente, me quedo tumbado en el sofá, o tirado en la cama. El desinterés y la dejadez conducen inevitablemente al aburrimiento y el aburrimiento a la frustración.

Esta gestión creativa y activa del tiempo libre tiene otra exigencia además del esfuerzo inicial de salir de la zona de confort: la planificación. La mayoría de estas actividades necesitan de una planificación-programación previa, y de un nivel de compromiso: si tocas un instrumento o cantas en un grupo tienes que planificar los ensayos, lo mismo si haces teatro. Si haces deporte, o senderismo, o cualquier actividad que llevas a cabo con otras personas, necesitas planificar en el tiempo y no fallar a esas personas. 

Como decíamos antes, puede parecer una paradoja, pero mientras más “ocupado” es tu tiempo libre y con otras personas, más disfrutas de él. Cuesta un pequeño esfuerzo, pero vale la pena y es la receta más segura contra el aburrimiento, el desinterés y, en última instancia, contra el temido Síndrome Burnout. 

 

¿Quieres seguir aprendiendo más con nosotros? No te pierdas ningunas de las publicaciones de nuestras redes sociales, ¡tenemos mucho que contarte! Si lo prefieres, también puedes ver nuestras instalaciones,  contactar directamente con nosotros y solicitar información sobre nuestro centro de estudios y alojamiento.